Novedades y Medios

¡Yo no le vi la capa de Superman!

No comments

¿Qué nos genera ver un hombre con tantos anhelos? ¿Qué vemos en Coco que no tenemos los demás?  

“Yo no vi la capa de Superman, tampoco el disfraz de Batman, ni el de ningún super héroe. Lo escuchamos  a Coco por casi dos horas que pareció solo un rato y con gusto a poco. No le pude ver nada raro. Un tipo simple, que nos habló en nuestro idioma, con las palabras que usamos todos, mismo país y lugar, mismas cosas de familia, de amigos y vivencias, alguien como cualquiera de nosotros. Entonces, ¿qué es lo que nos impacta? ¿por qué emociona? ¿qué es lo que hace que él esté hablándonos a todos en el frente y nosotros del otro lado? 

Su secreto está por dentro, en su gigante corazón, ahí conviven la fuerza de varios héroes juntos… ¡en su corazón! 

Inmenso, sensible, soñador, lleno de ganas, de cosas por hacer, insatisfecho por naturaleza, incansable… y todo en su justa medida.

Hay un montón más de lindisimas virtudes que saltan de solo escucharlo un rato, pero quiero destacar dos cosas:

-Lo que un poco con humor o ironía marcaba, de no encontrar en él un modelo de héroe para fuera sino un gigante por dentro, que nos demuestra como un tipo normal como nosotros puede llegar a tanto y a tantos. La enseñanza de sus hechos que hablan por él y del que surge fácil su mensaje de que solo basta disponerse, salir del cómodo y normal mundo y dar un tiempo para algo que trascienda. Entregar tu corazón siendo vos, confiando en tus valores, haciéndolos brillar para alegría de otros, sintiendo que tu fuerza está en servir y en Dios que te da sabiduría para caminar los pasos correctos, decir las palabras justas, decidir las cosas buenas ¡llenándote de su amor!

 

Eso nos quedó muy claro, todos estamos invitados a jugarnos como lo hizo Coco.

-Lo segundo es el testimonio de las personas privadas de su libertad, gente que equivocó en grande su camino, que tal vez en algunos casos hizo daño cuya paga nunca alcanza, gente que en su mayoría elige mal pero a la que no les muestran muchas opciones, siempre el mismo destino, o el mismo triste final: muerte o pagar con cárcel.

Ellos y a pesar de todo también sienten o buscan lo mismo que todos: amor, cariño, contención, paz, alegría… casi una utopía buscarlos por los caminos que tomaron, casi un imposible desde el mundo marginado en que nacieron y criaron.

Imposible y utópico para ojos de un normal… menos para Dios que lo ve todo ,que perdona, que ama sin condición, a pesar de los pesares. Para Dios al que solo le basta nuestro arrepentimiento y nuestras ganas de amar. Y eso fue lo que vio y sintió Coco y después otros y otros, y hoy miles: que también ellos merecen vivir esos sentimientos, que si abundan en nosotros y nos hacen sentir tan bien es bueno que se lo hagamos vivir a ellos.

Que sin amor no puede sobrevivir nadie, que nuestro buen Dios es para todos, que nadie está muerto sin antes pelear por esto, que hay segundas oportunidades… y que servir y dar es lo único que nos llena”

Reflexiones que surgen de las charlas de Coco y de testimonios de Espartanos en libertad, por Diego Ayerza.                                                   

 

 

Comunicación¡Yo no le vi la capa de Superman!

Related Posts

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.