Novedades y Medios

Richard Ojeda

No comments

Hay historias que nos vuelven a dar esperanzas y nos hacen creer en las segundas oportunidades.
Él es Richard, un ejemplo de resiliencia y de lucha diaria. Se crió en Maquinista Savio, en un contexto de desatención, donde se fue construyendo como una persona que no le tenía miedo a nada. Ni el instituto de menores, ni la policía, eran motivos para dejar de hacer lo que hacía. La mala junta y las drogas no lo ayudaban a percibir la realidad como era. Estas elecciones determinaron los próximos años de Richard.
Fue detenido y trasladado a Sierra Chica. Este tiempo fue muy duro, ya que estaba lejos de su familia, de la gente que le pudo haber dado un rato de “libertad”. El estar aislado no lo ayudó a “recapacitar” sobre sus errores, sino que potenció su rencor.
Con un poco de insistencia, logró ser trasladado a la U48, Gral.San Martín. Como era su último año de condena, tuvo el beneficio de salir transitoriamente. Con la vuelta a la calle, Richard volvió a sus malos hábitos lo que lo llevó a estar privado de su libertad por cinco años más.
En esta nueva etapa, conoció a #LosEspartanos. Uno de los capitanes del equipo le ofreció sumarse al pabellón de rugby pero con una condición: “nada de drogas”. Esto fue uno de los pasos que lo impulsó a empezar de cero. Entrenar lo ayudó a romper sus propias barreras internas y comenzar un nuevo camino.
De a poco fue dejando todo atrás, no quería parecerse en lo más mínimo a ese “Richard” que le hizo tanto mal. Este proceso fue dándole fuerzas para creer en sí mismo, para encarar el futuro con energías renovadas.
Hace tres años que su vida dejó de estar entre rejas. Sus días son de libertad. Los golpes en la vida no fueron motivo para permanecer caído. No es un antes y un después. Su historia lo fue formando para ser quien es hoy: Richard Ojeda, padre de dos hijos (una en camino) y con un trabajo que lo despierta todos las mañanas para seguir adelante. ¡Sigamos #ReescribiendoHistorias! #FundaciónEspartanos.

ComunicaciónRichard Ojeda

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.