Novedades y Medios

Matías Risi

No comments

Esta es la realidad de Matías, tiene veintidós años y está privado de su libertad hace dos. Los encuentros de espiritualidad de todos los miércoles en el pabellón de #LosGladiadores en la U47 de General San Martín, lo ayudaron a poder expresarse mediante la música. Estas palabras representan el cambio y el mensaje que se hubiese dicho a él mismo antes de caer detenido. Hoy tiene la oportunidad de dar vuelta la página junto con el empuje de su equipo. ¡Sigamos adelante!

“23 de diciembre del año 2007 una extraña enfermedad a ella le causó la muerte. Casi once yo tenía, mi vieja perdió su vida. Era mucha la agonía, por la noche no dormía.
Yo solo le pido a Dios que ella no sufra dolor, que a mí solo me dejo con mi hermano menor. Esta es una historia que viví en carne propia, las demás son todas copias, lo que digan no me importa.
Hoy hago este tema recordando a mi vieja, para largar la impotencia no romperme la cabeza. Para saber lo que siento, no tenes que ser rapero, en mi celda yo me encierro y siento que ahí me muero.
Todos mis amigos ahora ya no están, cuando estuve perdido no mostraron el lugar. No encuentro el camino hacia la libertad, mis disculpas a mi tío por no saber escuchar.
Una frase que en mi mente retumbaba. Yo no estaba consciente en lo que yo andaba, recuerdo están presentes cuando mi mamá me hablaba, ella me lo decía: el que mal anda, mal acaba.
Ya no me quedan quejas por la falta de amor estando tras las rejas, tirándome un beat box. Extrañando a mi vieja con orgullo y honor, lo tendré de moraleja, trataré de ser mejor.
Le quiero dar las gracias a mi amada, por estar conmigo cuando lo necesitaba. En mi celda yo lloraba, en matarme yo pensaba y cuando estuve en cana, alimento me llevaba.
El amor de familia nunca me faltó, estuve en comisaría y el que estuvo fue El Señor. Ya a mi nadie me quería, porque tuve un error. Hablaron porquerías y real fueron dos.
Mamá discúlpame por favor, por andar de putas con la droga y el alcohol. Perdón por alejarme del colegio y del fútbol, me rescaté re tarde tras las reja de prisión.
Fue la vida que elegí ¿Fueron malas decisiones? A eso digo que sí.
De lo que no me arrepiento es de ser un MC, de ranchear en San Fernando y rapear.
Yo te juro que esta es mi realidad, fue un pasado oscuro pero voy a progresar. Yo sé que es alto el muro pero lo voy a escalar, si de algo estoy seguro que mi hermano va a estar. Luchando codo a codo, buscando buen camino siempre encontrando el modo. A pesar de los enojos, porque a veces yo lo jodo, seguiremos juntos y saldremos de este lodo.
Yo en cana no nací, sé que tarde o temprano de acá voy a salir. Abrazaré a mi hermano y siempre estaré ahí. Voy a pulir errores y trataré de ser feliz.
A la juventud quiero darle un mensaje: si van con actitud aunque sea largo el viaje. Pase lo que pase, los brazos no los bajes. Sigan con rectitud, estudien y trabajen. Deben alejarse de la drogadicción, porque la droga mata o te lleva a prisión. Mi tío me lo decía, lo hacía de corazón. Yo no lo entendía y miren donde estoy”

ComunicaciónMatías Risi

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.