Novedades y Medios

Belén Bastida

No comments

A Belén, la niñez se le escapó de las manos más rápido de lo que hubiera querido. Cuando tuvo que abandonar su casa, aún siendo muy chiquita, se dio de frente con la dura realidad de la calle, vagando en transporte público y recorriendo lugares que hoy recuerda con mucho dolor. La posibilidad de ir a la escuela, como cualquier otro chico de su edad, no estaba a su alcance, aunque todavía conservaba su sueño de estudiar, de realizarse como persona a través de la educación. En su búsqueda, conoció a una fundación, donde incorporó nuevas herramientas que le permitieron una salida laboral rápida.
Todo parecía indicar que el pasado quedaba atrás, que nuevas perspectivas se le abrían… pero la vida no siempre es lineal, y Belén cometió un error. Una de esas equivocaciones que tuercen destinos y que le valió tres años de prisión.
Allí dentro, aprovechó para estudiar y realizar cursos, tratando de evitar la vida de pabellón. A pesar de eso, no se sentía feliz y, a veces, las situaciones que vivía se le hacían insostenibles. En su último año, la vida le dio otra sorpresa. Y esta vez, fue una de las buenas: la trasladaron a la U47, de Gral. San Martín, donde conoció al equipo de rugby de #LasEspartanas, y al cual se sumó sin dudarlo. Conectarse con el deporte y desarrollar el sentido de pertenencia con sus compañeras fue una motivación para despertarse cada día, que lentamente la preparó para el siguiente paso: volver a la vida en libertad.
Hoy Belén, a los 22 años, cuenta con un trabajo digno y sonríe cuando le preguntan por su pasado, porque sabe que con voluntad y ansias de mejora el dolor queda atrás. ¡Sigamos #ReescribiendoHistorias!

ComunicaciónBelén Bastida

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.