Vivienda Digna y Fundación Espartanos: aliados por un hábitat adecuado

con No hay comentarios

A fines de junio se concretó el acuerdo entre Vivienda Digna y la Fundación Espartanos. 

El trabajo conjunto comprende un proceso de mejoramiento habitacional en las casas de dos espartanos, que integran la organización que promueve la reinserción sociolaboral de las personas privadas de su libertad. Ambas personas tomarán microcréditos solidarios para que su vivienda sea un lugar adecuado.

“Para Vivienda Digna, realizar acciones conjuntas con la Fundación Espartanos es, sin duda, un logro por su impacto en la calidad de vida de los destinatarios y a la vez una senda natural para dos instituciones habituadas a acompañar procesos de desarrollo”, dice Fernando Collado, coordinador de Microcréditos. Ambas familias contarán con el asesoramiento técnico voluntario que está a cargo del Arquitecto Miguel Florio, miembro del equipo de voluntarios profesionales del programa de Vivienda Digna y Vicepresidente del Consejo Administrativo de la fundación. Él los acompañará durante todo el proceso para optimizar los recursos disponibles y plantear acciones de mejora que tengan resultados sostenidos en el tiempo.

Para Ricardo (uno de los Espartanos), esta oportunidad no implica sólo una mejora constructiva, sino que se trata de un cambio en su familia. “Cuando entré a la cárcel no tenía la opción de pensamiento que tengo ahora: todos los días me imagino tener una casa, llegar y comer con mi familia todos juntos. Hoy todavía no puedo por el espacio”, comenta. Tanto él como Maxi, su compañero que también tomará microcréditos, son “dos Espartanos que cumplieron su condena y recuperaron la libertad. Así se reinsertaron laboral y familiarmente en las comunidades de las que provienen”, agrega Fernando Amar, voluntario de la Fundación.

Es la primera vez que ambas organizaciones trabajarán juntas. En este caso, la acción se centrará en las viviendas ubicadas en Maquinista Savio y José León Suárez. En un caso hacer el techo digno, en el otro constituir las bases, columnas y vigas, rumbo a una segunda etapa en la que se pueda concretar la losa”, detalla Miguel Florio.

Los microcréditos solidarios conforman una de las líneas de acción de Vivienda Digna, en la que más de 3.800 familias participan. El objetivo principal del programa es la mejora en la calidad habitacional de familias de bajos ingresos que se encuentran en viviendas precarias.  Es un proceso en el que las familias asumen responsablemente un compromiso de trabajo y esfuerzo económico, que representa la aplicación de los fondos recibidos a las mejoras de su vivienda y la devolución del microcrédito.

Familias como la de Ricardo encontraron en los microcréditos una respuesta para poder solucionar su problemática habitacional: “hoy prefiero trabajar y esforzarme a full para llevarlo adelante, y que mi familia vea que cambié. Siempre le digo a mi hijo: ya vamos a tener nuestra casa, para que puedas llevar a tus compañeros a jugar“. Un verdadero ejemplo Espartano.

Para Eduardo Oderigo, fundador de la Fundación Espartanos esta alianza es un sí a las segundas oportunidades, un sí a no permanecer caído, un sí a un mundo mejor.

Dejar un comentario